Donde estamos: cómo llegar aquí?

Llame: +(34) 638 893 141
La recepción es por cita.

Horario de trabajo:
De lunes a viernes de 9:00 a 19:00

Recepción:
¡Es rápido y fácil!

Dientes de leche sanos

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 estrellas, media: 5,00 de 5)
Loading...
Dientes de leche sanos

Cada padre quiere que su niño sea sano. La salud se refiere también a los dientes de leche. Durante la edad de 4-6 meses, por término medio, en los niños aparecen los primeros dientes de leche, y es necesario empezar a cuidar de ellos durante esta edad.

Es claro que el bebé a esta edad no podrá limpiarse los dientes por si mismo, por eso los dentistas recomiendan a los padres frotarlos con una venda de gasa, mojada en agua hervida caliente. Se puede adquirir un conjunto especial de cepillos, en dependencia de la edad.

Estos conjuntos comprenden también cepillos dentales de entrenamiento, que pueden ser utilizados hasta la aparición de los primeros dientes, pues ayudan muy bien a los bebés a luchar contra las sensaciones desagradables durante la dentición. Es esencial que los padres empiecen a enseñarles a mantener una buena higiene oral, y hacerlo junto con ellos, para darle ejemplo.

Además, sería mejor utilizar el dentífrico sin flúor, porque a esta edad los bebés no pueden escupir la pasta dentífrica. Por motivo de que los dientes de leche en muy breve caerán y serán reemplazados por los dientes permanentes, muchos consideran que no es necesario cuidarlos muy meticulosamente. A pesar de eso, estos dientes tienen la función de ayudar a su bebé a masticar la comida, lo que contribuye a la digestión, sin que el proceso de masticación cause molestia.

Los dientes de leche muy a menudo están afectados por caries. El tratamiento de la caries debe ser más indulgente, sin extraer el diente, porque el siguiente diente molar puede crecer de forma irregular. Por eso los padres deben estar al pendiente con la higiene de la cavidad bucal desde la más temprana edad.

Al elegir el cepillo para el bebé, que ha cumplido ya un año, debe atraer atención a su anchura, que no debe ser mayor de 2 dientes del bebé, y el pelo de ésta debe ser blando, para no dañar a las encías. A los casi dos años de edad, el niño debe aprender cepillarse los dientes de modo independiente, pero asistidos por los padres.

Un aspecto muy importante es el tiempo dedicado al cepillado de los dientes, que no debe ser inferior a 90 segundos. Dicho proceso puede ser más atractivo, al adquirir al niño un reloj de arena. Además, lo ideal sería limpiarse los dientes tras cada comida, pero al menos dos veces al día — antes de ir a dormir y después de dormir, y en lo demás se puede limitar al simple enjuague con agua. Es necesario acostumbrar al niño a enjuagar muy bien la boca tras el cepillado.

Al respetar todas las reglas de higiene de la cavidad bucal, desde la más tierna edad, los dientes de leche le servirán a su niño hasta el proceso natural de su caída.